Ayer tuve un sueño(Diario de un gato Persa)

la abuelita

Hace unos días mi reportera me contó un cuento, me quedé pensando e imaginé mucho. La tarde de ayer, con el sopor del verano, me quedé dormido en mi sofá blanco y en mi pelo que me hacía sudar la gota gorda.

la noche

Yo vivía con una señora amorosa, era una perfecta cuidadora, Cuando hablaba emitía sonidos muy parecidos a los míos que hacían que nos entendieramos perfectamente. Cada noche, después de la cena me daba un platillo con leche tibia que convertían el cada día en un placer rutinario y amable con nuestras vidas. Ella tejía siempre desde el día aquel que su novio se fue no sé a donde y jamás volvió.

Era un largo tejido de punto de todos los colores y ocupaba toda la casa, que era pequeña, pero rodeada de bosque al que yo acudía según mis necesidades y a limar mis uñas en los troncos. Yo me subia y luego me dejaba caer a lo largo de su altura deslizándome suavemente, nunca había el más mínimo incidente. Veíamos

visitabamos lugares remotos

la luna tan alta y redonda cuándo se aparecía despues de pasar por retazos de si misma, que si andaba en aumento que si andaba en disminución, unos días exaltada, otros alicaída. Un día se apareció en nuestra ventana, nos dió un buen susto, y nos dijo que se sentía muy sola allá arriba. Nos hicimos amigos y salíamos a saltar entre las montañas, acompañando a la luna en su etéreo movimiento, era divertidísimo. Ellas se metían en el agua, se deslizaban por la carretera porque no había coches, volabamos por encima de las chimeneas. Mi anciana amiga le confesó a la luna que le hubiera gustado vivir arriba, en lo alto, por su parte la luna descubrió el secreto de hacer la vida de mi amiga, tejer, tener una casa, tomar el té. Por supuesto yo me apuntaba a residir muy arriba y eso hicimos.

Saludábamos a las estrellas pero eran muy miradas y nada nos decían.

la ventana de la casa

Nunca veíamos el sol, no podía retozarme en su calor y claro, de forma natural mi anciana colega se aburría como una ostra y ya no sentía que aquello fuera para siempre. Por su parte la luna se aburría de hacer punto y de tomar el té siempre a las cinco en punto. Así que llegamos todos a un acuerdo:la luna nos visitaría y juntas subiriamos arriba y andaríamos por la tierra de la forma que tanto nos habíamos divertido en aquellos días primeros.

En esa estábamos cuando sentí en mi barriga que me rascaban suavemente, alcé mi cabeza y ví a mi ayudante que emitia sonidos de cariñito, espatarrado, panza arriba, debí de dar la impresión de estar desvalido y tierno. Realmente tengo suerte de tener por compañero de residencia a este buen hombre teniendo en cuenta lo que hay en las otras, pero no cabe duda de que con mi amiga la anciana fui muy feliz, es lo bueno que tiene soñar.

Cargo

Anuncios

YO FUI CACHORRO(Diario de un gato Persa)

 

Pues si……Un día hace ya mucho tiempo, mi cuidador decidió trabajar para mi

adolescente

y me trajo a esta casa digna de un felino como yo. Es blanca, nada de estridencias, y sobre todo con un hermoso sofá blanco, mullido y elegante donde retozo comodamente. Mi cuidador decidió un buen día ponerle otros trapos que me impiden gozar con mis uñas afilando en su tejido y no me deja trabajar directamente sobre él, sepan que es un gustazo introducir las uñas en el tejido y luego soltarlas con fuerza, de verdad,se parece a algo artistico.  Otra cosa que me gusta son la cantidad de plantas que ha puesto en la terraza y en el salón, lo que no entiendo es porque le escucho un tono de enfado cada vez que los uso para abonarlos dejando mis necesidades en vez de esa piedras tontas con olores a colonias. Me dice otro gato vecino sin pedigrí real, que su sierva también le pone piedras y las plantas las coloca de una forma absurda encima de los muebles y le toca subir y subir, salvando los peligros, a él le encanta porque encuentra muchos objetos que tiene que sortear y algunas veces van a parar al suelo quedando en añicos.

Como decía llegue un día siendo muy jovencito, ya no recuerdo a mi madre, pero es destino de vida ocupar casas y esparcirnos por el mundo que tanto nos necesita. Yo era una bolita,Un día se llevó un susto tremendo cuando me acicaló y se encontró que yo habia encogido…ja..ja…ja. El efecto optico era porque mi pelaje abulta mucho. Sinceramente los gatos no somos muy estéticos cuando nos mojamos. Ustedes, los humanos tienen pelos rarísimos en rarísimos sitios.No me imagino como quedaría yo con pelaje en la cabeza, en mis cuatro axilas, en mi parte reproductora tan solo, me da hasta grima pensar en ello, todo rasurado y cuatro pelos. Mi vecino dice que su sierva se quita el que tiene en las piernas con un invento que hace un ruido horroroso. El pobre no tiene mucha suerte con ella, es muy vaga y se pasa el día en el ordenador o viendo la televisión, mirando como otras personas hacen cosas muy raras. Yo a veces la miro, pero me cansa ver como gritan, nosotros también lo hacemos pero solo cuando estamos en celo, o cuando alguno quiere entrar en nuestro espacio. Quizá los humanos emiten eses sonidos tan agresivos porque son muchos en el mismo sitio, se estresan, enloquecen……..Cuando era tan pequeñito  me caía porque tenía que aprender que mi tamaño y las cosas tenía mucha diferencia. Me gustaba el sofá, me enganchaba con las uñas para mantenerme y no caer, pero al final caía y me quedaba alucinado sin saber que me había pasado y entonces aprendí a medir mis fuerzas de felino con las cosas que ha creado el hombre y saber siempre caer de pie.  

Mi querido mayordomo no le escribe a casi nadie. El ordenador lo tiene aparcado y no se acuerda de los amigos. Comprendo a mi amiga, se siente abandonada. Trato de decirle que será un tiempo no muy largo hasta que se le pase. Yo ya le he visto así alguna que otra vez y unas veces esta dale que te dale acariciandome y otras veces tengo que darle unos cuantos maullidos para despertarle de los olvidos que se ciernen sobre sus amigos. El es un encanto, lo sé si lo comparo con lo que me cuentan los gatos vecinos de su mayordomos. Ella lleva un tiempo en que amor solo lo dibuja a escorzos sobre sus recuerdos. Ha decidido no dedicarse al sexo por una buena temporada, dice que le estorba para crear, no le deja dormir y la alteración se produce de forma arrasadora en su vida dejando en su estela muchos caídos. Dice también que las hormonas del deseo le hace egoista, obcecada y con una angustia vital que le quita hasta el hambre, parece ser que es algo común, la verdad que también nosfeliz en mi sofá pasa a nosotros. En la temporada de celo quedamos escualidos y absolutamente a merced de lo que huelen las hembras, pero es cosa de días, luego volvemos a la normalidad, ustedes no.

Llega mi ayudante, buenas tardes.

mi niñez

casi un bebé

AMORES QUE MATAN(Diario de un gato Persa)

Ay……….Como está mi vasallo¡¡¡¡¡¡¡¡¡Lo veo raro, especialmente raro.

preocupado estoy
Llega a casa y abre despacio y se queda un momento en la puerta. Parece mirarse en el espejo pero yo creo que no mira nada, para que se va mirar si está llegando. Cierra y no sabe para donde tirar, luego como si tirara de él una cuerda invisible o soy yo con mis poderes, se tira de lleno en el maravilloso sofá, blandito, y respira hondo…cierra los ojos y me dice:¡Nico, que suerte tienes…¡, yo que me propuse ahondar en su mente, ya estaba bien, de esos silencios, o de esa musica que suena, alguna repetida, con los sensibles que son mis oídos. Y hoy he descubierto lo inevitable, tiene el cuerpo lleno de esas sustancias que le convierten en parte de la naturaleza, pero que los hombres se complican agregandole suspiros interminables, hacen tonterias, hablan mucho por el aparato ese con el que se comunican y tienen la mirada perdida. Ya se que no es culpa de él. Creo que dentro de los siervos humanos está muy favorecido por atributos generales y se puede pavonear cuanto desee, pero siempre ha sido muy escogido, se lo piensa, y luego flota en ondulaciones de su voluptuosidad. Con el calor que hace estos días, se quedó dormido de noche envuelto en una chaqueta muy agradable que le regalaron y que yo más de una vez dormí encima de ella en el armario, además huele a otra ciudad, un olor a mar distinto a éste, donde hay más humedad y mucho verde. Me acurruqué cerca de él, tengo que ayudarle transmitiendole mis ondas electromagnéticas que amortiguen tanto desvarío…………………

Diario de un gato Persa(inicio)

DIARIO DE NONICO: (se omiten los apellidos por discrección, y se avisa que en las fotos se utilizaron técnicas de camuflaje por si fuese reconocido, a petición propia).

Me presento: soy Monico, de reales apellidos.Un felino de una casta especial, llamada Persa,con hermoso pelo amarillo rojizo como la seda y ojos a juego. A petición de una amiga servil reportera ,con la que me comunico de la forma que ha de ser, para que se entienda, telepaticamente, le he dejado que transcriba mis memorias, mi estatus, alegrias y sinsabores. He sabido de su gran historial al servicio felino: ha trabajado para varias castas y ha ayudado a muchos de los mios siendo una fiel escudera y protectora. Esa es la causa de que yo le conceda tal honor . Además ya va siendo hora de que se hable de nuestros pensamientos,
ideas, porque somos unos gran desconocidos.
La historia siempre ha sido injusta
igual que la memoria.
Todo se lo adjudican al misterio, que al fin y al cabo, es la ignorancia, y nadie sabe explicar el porqué siendo lo que fuimos llegamos a donde estamos.

1º-
Es un día semanal, lo se porque éste, mi escudero y servidor, se marcha de mañana, que no de amanecida , hace las cosas de siempre sin que yo se lo pida y vuelve más o menos cuando quiere. Mientras me deje mis cositas arregladas, mi arenero limpio, mi plato de comida bien repleto y agua….
El pobre hace lo que puede, pero no se entera.             Ese saber estar

Le he dado varios maulliditos de los mios para
expresarle claramente que quiero, pero no habla mi idioma,
no da para más.Me gusta la leche, de esa ligera, fresca,
con sabor intenso pero nada.Yo si le entiendo pero un rey no tiene porque molestarse en desgarrarse su hermosa garganta en hacer todos esos sonidos y ruidos ensordecedores con muchas palabras para decir lo mismo que yo en dos ronroneos y cuatro miradas.
Y seria de desear que varíe de sabores, y que algunos días, sobre todo de esos cuando vuelve y me ha llevado a un lugar, que ya contaré ¡ay madre que agonía¡en que se va de viaje, y luego vuelvo absolutamente traumatizado
, me tiemblan hasta los bigotes de la tensión,
podría traerme esquisiteces de por esos mundos,
, que aunque no he viajado si he visto la ventana loca,
donde viven todos los demás tanto seres humanos como los que no lo son
, y hacen música, se ríen, al mismo tiempo todos y otras veces hacen ruidos de tristeza,
Alli veo otros colegas mios pero de tamaño enorme, un horror¡¡¡¡¡¡¡¡, yo me quedo calladito para que no me vean, porque si viniera alguno de visita por aqui, pobre de mi arenero y de mi platito. Además todo lo comen crudo, sin gracia alguna, son lo que yo llamo, bocazas sin pulir. Yo escucho a veces como un colega mio me comenta desde otro ventanal las que tiene que aguantar con su sierva, que parece que siempre anda en celo y se olvida de sus obligaciones, no le hace sus masajes y encima trae sin previo aviso a personajes de muy poca alcurnia, de esos que no sirven a ninguna casta de felino, andan sueltos, visitan hembras, lo sabemos por el olor que arrastran, y no saben tratar al dueño de la casa como se debe. El mio no es así, se sabe comportar. Salvo algunas ocasiones en las que se convierte en un loco se mira al espejo, se hace fotos, utiliza todo lo que está en la casa y se tapa un ojo con una cuchara, se pone esas pinzas de la ropa en su pelaje y luego se pone un sombrero, unas gafas, sujeta un plátano y desde una esquina del pasillo dispara a desconocidos imaginarios. Pero él no es como esos sin dueño, desperdicios de si mismos.
Dan voces, no respetan el trono,los lugares sagrados, marcados. Se tiran sobre su sierva, se espatarran, y en varias ocasiones a punto estuvo más de uno de aplastarlo con tanto revolcón. Yo le digo para animarlo que en mi palacio también tengo mis problemas, pero que es que tiene que pensar que aquella época en la que se nos veneraba como dioses, que es lo que somos, ya pasó, pero que tiene que tener en cuenta que al menos en estos tiempos cuando se muere nuestro sirviente principal no nos mandan a submundo de los muertos apergaminados y tiesos como esculturas.Donde ahí ya no dabamos ni un maullido más. Algo hemos ganado….(continuará)